10 marzo 2009

Ni el tren mas rápido

Hoy no es un día especial, he vuelto a la rutina después de una buena semana de vacaciones que seguramente no he aprovechado de la mejor de las maneras, pero es la mía, mi manera de pasar unos días lejos de la obligación.
Y hoy me acuerdo de uno de esos momentos que te marcan en la vida y que te guardas dentro, como un castigo. Me he acordado de la muerte de mi tía y de lo inútil que fui cuando ocurrió.
Te hablaré de mi tía, la hermana menor de mi madre, la que se divorció cuando yo era demasiado pequeño para saber que significaba siquiera esa palabra y no entendía porque mi prima no tenia a su padre viviendo en su casa, la que tenia aquella casa llena de aparatitos que el resto de las personas no sabían ni que se habían inventado, la que tenia un enorme piano que nunca vi sonar, la que siempre me decía que fuese a su casa con mi madre y que me dejaría jugar al ordenador, la que me reñía como si fuera su propio hijo y a la que quise tantísimo.

PAUSA

Debe hacer como 4 horas que deje de escribir, al terminar la ultima frase se me saltaron las lágrimas y me vi desbordado por los sentimientos, pero al frotarme los ojos y empaparme las manos con mis lágrimas vi una ventana que parpadeaba en el ordenador, una pestaña de messenger.
Y sentí que tenia que desahogarme, y me puse a contar lo que no había contado nunca, lo que pensaba escribir aquí para así poder dejar constancia de esa vivencia y de ese momento que me ha marcado.
Me puse a contar el como a mi tía le diagnosticaron cancer, y a mi me dio mucho miedo. Que evite verla porque no sabia como actuar ante algo así y que cuando ella empeoró no fui capaz de ir a visitarla ni una sola vez al hospital. Que solo empecé a correr hacia allí cuando me llamaron para decirme que había empeorado, y ni el tren mas rápido me pudo llevar a tiempo hasta donde ella se encontraba.
Y me ha sentado bien que me respondieran cuando contaba estas cosas, mis lágrimas se han secado y he recuperado la compostura, perdida a causa de un desborde de sentimientos. Y luego he hablado de cosas mundanas, así hasta las seis de la mañana, cuando he creído que tenia que terminar esta entrada.
Siempre intento hacer alguna reflexión sobre las cosas que me pasan, y la que he podido extraer sobre la muerte de mi tía y mi inutilidad al no ser capaz de visitarla aunque ella preguntase por mi... es que no podemos perder el tiempo debatiéndonos con nosotros mismos. La vida es elección, a veces nos equivocamos y otras veces somos lo bastante sabios para ir por el buen camino, pero si no nos decidimos el tiempo no nos esperará y tal vez cuando lo hagamos ya sea muy tarde.

Te quiero tía Isabel, nunca he sido muy familiar pero tu siempre has tenido un lugar especial en mi corazón. Hasta cuando te fuiste me diste una lección de como ser mejor persona. Da por hecho que la aprovechare bien.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy seguro de que estas experiencias no caen en saco roto, eres valiente por aceptar esa lección.

Neoand dijo...

Si bueno, es como una de esas clases a las que no queremos asistir, pero que sin ellas dificilmente aprovariamos el examen final.

Javier dijo...

Pienso que no debes culparte por lo que hiciste.. Seguramente eras solo un crio. Como bien has dicho, en la vida hay que tomar decisiones. Quizás de primeras sean poco acertadas...pero con los años vamos ganando experiencia (algo de bueno tenía que tener el crecer).
Seguro que esté donde esté tu tía, siempre se acordará de ti, de los buenos momentos, al igual que tu de ella, estoy seguro de ello.

Hace poco se murió una Tia-Abuela mia. Fué como mi segunda madre, ya que nos crió a mi hermano y a mi, mientras mi madre trabajaba.
No es el mismo caso.. porque ya no era persona, por culpa del alceimer. Su muerte fué diagnosticada, asi que a nadie nos cogió de imprevisto. Lo que si es cierto es que la recuerdo con cariño. Cómo me daba consejos, como nos peleabamos, cómo veíamos Colombo, de madrugada...
En fin. Intenta ser feliz, con aquellas cosas que te aporte la vida. Tu tía se sentirá orgullosa de ti (y se siente, estoy seguro).
No pienses en lo mal que hiciste algo, sino en lo bueno que puedes hacer ahora.
Aprende de lo vivido y no desaproveches oportunidades (como un servidor).

Esto que digo sabes que sirve tanto para ti como para mi.
A ver si para ambos se nos dibuja un horizonte lleno de felicidad. Que seamos dueños de nuestro destino y no un mero espectador (como va siendo mi caso)

Que sigas teniendo siempre buenas amistades y alguien que te apoye y escuche. Es algo impagable, que siempre viene bien.

Un gran abrazo y cuidate :)
PD:Sorry por el tocho!

Neoand dijo...

Nunca se sabe realmente como vamos a actuar cuando nos pasa algo así, porque muchas veces no razonamos como solemos hacerlo. Pero una de mis metas es el poder tener un control sobre mi forma de ser, no caer otra vez en los errores pasados y ser cada dia una mejor persona.
Las experiencias pasadas aparte de recuerdos y sensaciones tambien nos aportan la sabiduria para poder enfrentarnos a las futuras.

 

Recortes de mi realidad Design by Insight © 2009